domingo, 26 de febrero de 2012

La cafetería de la UMH obligará a los estudiantes a escupirse ellos mismos en sus bocadillos


La Universidad Miguel Hernández está siendo azotada por los recortes económicos llevados a cabo por parte del Consell Valencià. Al retraso de la construcción de la residencia universitaria por no disponer de la financiación anual de la Generalitat y la falta de liquidez para construir una nueva piscina teniendo la otra sin usar, se le une una nueva medida que salpica al sector de la cafetería, tanto de Altabix como de La Galia, que, para cuadrar cuentas, obligará a todos los estudiantes que pidan algún tipo de comida a escupirse ellos mismos en sus respectivos bocadillos, platos combinados o menús.
La medida no ha sido bien recibida entre el alumnado de la UMH que ha visto como la crisis ha forzado a la cafetería a cobrar los sobres de mayonesa, a pagar por el tomate frito del Mercadona y a no prestar tenedores a los estudiantes. “¡Ya lo que nos faltaba! Que encima tengamos que ser nosotros los que escupamos en nuestra comida, me parece denigrante. A dónde vamos a llegar…” comenta un estudiante descontento. El Rector de la universidad ha admitido que se trata de una medida cautelar y necesaria, y ha querido dejar claro que “los escupitajos volverán a los bocadillos en cuanto solucionemos lo de las goteras”. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada